Mucho más “todo” que los pedruscos de la Preysler

Mucho más “todo” que los pedruscos de la Preysler

Es un tema muy curioso ver como los niños se agachan cuando ven una piedra que consideran chula. No sé por qué , pero tienen fascinación por ellas. En cualquier sitio y de diferentes formas y tamaños. La que les llame la atención por lo que sea, la cogen y eh voilá!  aparecen en casa con ellas.

En ese momento, lo de siempre… “¿qué traes ahí? ¿a dónde vas con eso? A ver dónde vas a meter eso…pero qué pedazo de piedra…eso es más grande que el pedrusco de la Preysler..”

Pero cuando echo la vista atrás, recuerdo cuando yo misma las cogía y la ilusión con la que llegaba a casa. En mi caso las piedras que recogía eran de esas brillantitas, que cuando las partías tenían ese aspecto de piedra preciosa en su interior. Me encantaban y las tenía de mil colores.

Así que sin intención de privar a mis retoños de ilusiones, y mucho menos solo por evitar un poquito de desenfreno en casa, vamos a darle una vueltecita a este tema , ¿no?

Si los peques se entretienen y encima de paso le damos uso a los pedruscos, pues estupendo.

Me puse manos a la obra y en internet me encontré todo un universo artístico alrededor de las piedras pintadas. Qué preciosidades y obras de arte hace la gente. Mucho más bonitas que los pedruscos de la Preysler.

Todo muy sencillo. Escogimos y lavamos las piedras más lisitas, las dejamos secar bien, las pintamos y una vez secas, las barnizamos. ¿Material? Muy básico. Unas témperas y unos pinceles, barniz, los pedruscos y manos a la obra.

Miré con mis niños y mis sobrinos algunas ideas sencillas,  y la verdad, nos pasamos una tarde genial. Algunas salieron mejor, otras peor,…pero para mí, mucho más “todo” que los pedruscos de la Preysler.  Sobretodo porque hay momentos que no tienen precio.

Ahora tengo unos pisapapeles, que son la envidia de toda la oficina.

¡¡Os animo a probar y a enviarnos vuestras fotos!!

 

Pelirrojamenterubia

Related Post

Regala Emociones

Regala Emociones

Leave a Reply