La biblioteca de los peques…de mudanza

La biblioteca de los peques…de mudanza

Hoy en PR, venimos con una nueva propuesta muy sencilla, que permite colocar “nuestra bliblioteca”  (como dicen mis peques), en espacios muy reducidos e incluso inesperados.

Teníamos desde que nació Marcos, un mueble de Ikea de la serie Malm en su dormitorio, de estos que tienen 6 espacios cuadrados para meter libros o cajones de juguetes. La capacidad de ese mueble era muy grande, pero cuando ves otras opciones diferentes, te sorprendes de lo que se puede colocar en un espacio mucho más reducido.

Me propuse en verano cambiar el mueble “juguetero” por un escritorio para hacer los deberes cómodamente. Quería un escritorio minimalista, de estos que no tienen nada por debajo, solo la tapa y los laterales gruesos. Pero me encontraba con el problema de…donde narices meto los libros y los juguetes…

Pues viendo algunas revistas de deco, se me ocurrió una idea que ha resultado bien chuli y estilosa.

Primero, para los juguetes, compré un baúl grande blanco, que además de hacer su función de juguetero, sirve de banco para sentarse en el escritorio. Y lo coloqué bajo el escritorio, a un lado. Así que si de repente viene algún compi a hacer un trabajo…, ya hay hueco y asiento para él en el mismo escritorio.

Y segundo, algo más laborioso pero sencillo, me puse manos a la obra para la “mudanza” de los libros.

Tras la puerta de entrada a la habitación, tengo una pared blanca de metro y medio de ancho aproximadamente. Entre la puerta abierta y la pared, hay un pequeño hueco de apenas 4 cms de fondo…pero suficiente para poner en marcha la idea.

Compré unos soportes de cuadros en color blanco, y los atornillamos en paralelo de arriba a abajo de la pared. Una vez instalados, coloqué a modo de exposición todos los libros,…y..eh voilá…¡¡ya tengo la biblioteca!! Increíble porque nunca pensé que todos esos libros cabrían en ese formato, pero sí. Incluso dejé un hueco para un pequeño perchero en un lateral, para los abrigos.

 Me gusta mucho como ha quedado,  porque además la biblioteca queda a un lado de la entrada y pasa desapercibida, por lo que la habitación queda como muy despejada a la vista. Además para los peques, es muy cómodo a la hora de elegir su libro porque lo que ven son las portadas, y no los cantos.

 

Lo comparto con vosotro@s por si os sirve esta idea y queréis dar una vueltecita a esos rinconces y paredes inutilizados!!! 😉

Que opináis? Os gusta como queda?

Pelirrojamenterubia

Related Post

Leave a Reply