Cartas contra la Soledad

Cartas contra la Soledad

Paradójicamente las crisis como la que estamos viviendo ahora también traen algunas cosas buenas, y una de ellas es la solidaridad y bondad de la gente para ayudar y apoyar a los que más lo necesitan.

Son muchísimas las personas e instituciones que están empujando alguna causa solidaria desde sus hogares, pero hoy os contamos una promovida por Fundacion FDI que nos ha llegado especialmente al corazón por estar dirigida a esos abuelos y abuelas que sufren en las residencias la soledad, el aislamiento y el miedo en estas circunstancias.

Una iniciativa llamada «Cartas contra la Soledad.»

Silvia Ruiz, parte del equipo de Fundación FDI nos cuenta como iniciaron esta campaña de voluntariado y cómo está funcionando.

Silvia, ¿en qué consiste este voluntariado de Fundación FDI y como surgió la idea?

Fundación FDI impulsa numerosas iniciativas de voluntariado para el apoyo a diferentes causas y colectivos desfavorecidos desde hace ya 10 años, pero en esta ocasión y circunstancias estamos destinando la mayor parte de nuestros esfuerzos en la generación silenciosa, la de los abuelos y abuelas que tanto nos han aportado y enseñado siempre.

Este voluntariado tiene el objetivo de proporcionar a personas residentes en centros de la 3ª edad un vínculo social con el mundo exterior, y distraerles mediante la comunicación por carta.

Dado que son la población con más riesgo en el contagio del Covid19, los ancianos no pueden tener contactos cercanos ni ser visitados por sus familiares y seres queridos como habitualmente.
El miedo y la sensación de soledad son tan peligrosos como el virus, pues psicológicamente según nos comentan los especialistas , esto les afecta muchísimo.

Como tampoco son una generación usuaria de lo digital, se nos ocurrió la idea de crear lazos directos entre ellos y personas voluntarias mediante un medio de comunicación propio de esta generación, la carta manuscrita.

Para ello, en Fundación FDI hacemos llegar por email cartas escritas por cientos de voluntarios de todo el territorio nacional a una cuenta de correo de los centros residenciales.
Con la inestimable ayuda de los profesionales del centro esas cartas se imprimen , entregan y leen a las personas residentes ,trasladándoles mensajes de cariño y tranquilidad , y compartiendo con ellos dibujos y fotos de las familias incluso si así lo desean.

Para las familias que están ahora aisladas pero juntas es una oportunidad de cuidar y cooperar unidos con una causa solidaria, incluyendo a los más pequeños de la casa.

Imagen de carta dirigida a la Residencia Nuestra Casa la Grande (Segovia)

Los residentes preparan sus cartas de respuesta compartiendo incluso recuerdos autobiográficos, fotografías antiguas, hablando de los eventos cotidianos de su vida pasada y actual, y de su hogar; para ellos es importante mantener una conexión con el pasado, y responder a esas cartas les proporciona momentos dorados, de risa y alegría.

Dichas respuestas se escanean por parte de los centros residenciales y se nos envían vía email, para que así Fundación FDI pueda enviarlas de vuelta a los voluntarios.

No sabemos si la evolución del Covid lo permitirá, pero quizá el colofón podría ser algún día celebrar el encuentro residente-voluntario para que
tengan la oportunidad de conocerse físicamente y reforzar sus vínculos.

Es una iniciativa emprendida con muchísima ilusión y corazón, y si al menos sirve para que los ancianos sientan que no están tan solos, el objetivo está cumplido.

Para ellos, todo es poco.

Para más información, www.fundaciónfdi.org

Pelirrojamenterubia

Related Post

Leave a Reply