Bautizados en Esgrima

Bautizados en Esgrima

Qué gran opción ofrece este invierno el Club de Esgrima de Madrid. Y es que, para los que somos novatos en este exquisito deporte, han lanzado una actividad llamada Bautismo de Esgrima, donde adultos y pequeños tienen la oportunidad de conocer el origen y los conceptos básicos de este deporte y practicar los pasos y posturas básicas para enfrentarte a tu rival.

Y en serio, es probarlo y querer más. Porque es un deporte muy de “cuerpo y mente” (por cierto admitido como deporte olímpico). Mucho control postural, pero también todo un juego de estrategia debidamente reglamentada. Exige una buena condición física, y mucho control mental. (Nos sorprendió lo duro del esfuerzo físico de este deporte. Sobretodo por el control postural, que te exige mantener algunos músculos muy a raya).

Contactamos con el Club para que nuestros pequeños fueran “bautizados” :-). Nos dieron cita un Viernes por la tarde a las 17 hrs, y la duración de la actividad fue de dos horas y media aproximadamente.

Nos recibió y se hizo cargo del bautismo Rafael López, director del Club.

Lo primero, un poco de calentamiento: bici, unos estiramientos…y …¡en marcha!

Después, en una sala cerrada empezó la clase de esgrima teórica, frente a un espejo para estudiar bien las posturas.

Rafa habló del esgrima,  de las armas blancas utilizadas en este deporte (sable, florete y espada..), de sus diferencias, y de los reglamentos que rigen a cada una de ellas. Tambien de cómo hacer una correcta empuñadura del arma y de otras muchas curiosidades.

Después de ver las armas, pasó a las posturas y pasos básicos para el ataque y la defensa: “Marcha”, “Rompe”, “Fondo”, “En guardia”… Unas cuantas instrucciones y ¡¡a practicar!! ¡Marcha! ¡Rompe! ¡Fondo!…¡¡en guardia!!! ¡Marcha! ¡Rompe! ¡Fondo!…¡¡en guardia!!!

Parece sencillo, pero no lo es. Las posturas exigen mucha atención y una adecuada colocación de cadera, brazo, pies… Pero al final, con disciplina, concentración, y un poco de práctica, los peques lo cogieron sin problema.

Una vez concluida esta clase teórica viene lo mejor. La parte práctica y el bautismo en sí, que sería con el sable. Te prestan la vestimenta y el arma: peto, careta con rejilla, y el sable…. y ¡empiezan los duelos!

 

 

Aquí empieza lo bueno. Ambos oponentes procuran tocar al otro con su arma avanzando, retrocediendo  adoptando los movimientos aprendidos y estudiando a su rival para detectar sus debilidades y aprovechar sus descuidos. Mucha habilidad, velocidad, precisión, agudeza visual, estrategia,  y coordinación. Ni más ni menos que eso… ni más ni menos…

Pues todo ello engancha, y mucho. Y cuando vives un duelo, quieres más y más. Para perfeccionar, rectificar y vencer al enemigo. 🙂

Por eso, no dejes pasar esta gran iniciativa. Es un gran deporte con grandes valores en el que merece mucho la pena iniciarse o al menos ¡probarlo!

Y a los enanos les encantó luchar cual caballeros medievales.

Podeis informaros y reservar vuestro BAUTISMO en este enlace: Club de Esgrima de Madrid

 

Pelirrojamenterubia

Related Post

Leave a Reply