Cine al más puro estilo americano

Cine al más puro estilo americano

Se acabó el verano, pero no por eso te vas a quedar sin disfrutar de un plan al más puro estilo americano. Os hablamos de Autocine Madrid RACE. El cine al aire libre que está abierto todo el año. Una propuesta muy familiar, entretenida y diferente.

Nada más entrar tienes la sensación de haber vuelto unas cuantas décadas atrás, y todo  gracias al ambiente que han logrado con las food trucks, la exposición de coches, el típico American dinner…

El recinto, que cuenta con una gigantesta pantalla de 250 metros cuadrados,se divide en dos partes; la zona de las hamacas y la de los coches. De cualquiera de las dos la visibilidad es espectacular.

Nosotros por recomendación de unos amigos elegimos las hamacas.

Llegamos con bastante antelación con lo que pudimos escoger sitio y nos pusimos en primera fila, nos llamó la atención los fardos de paja que teníamos delante y pensamos que ya sería el súmmun poder poner las piernas encima.

Una vez con nuestras hamacas asignadas fuimos directos a la zona de restauración, allí cenamos antes de que comenzara la película. Si no os diera tiempo porque habéis llegado un poco justos no os preocupéis, podéis pedir vuestra cena por teléfono y os la llevan al coche o a la hamaca…..  muy on top!! (jejeje). Por cierto, si llegáis antes de las 21:00 conseguiréis 2X1 en cerveza y palomitas.

Otro consejito para que no os pase como a nosotros, si la noche no es muy calurosa echad en el coche una mantita, no os va a sobrar, allí te la ofrecen pero son 7 eur.

Como hubo un momento que ya se hacía incómodo, decidimos movernos al coche. Al entrar nos avisaron que lo dejaramos en una zona que en caso de que lloviese podríamos ver la película perfectamente. Desde allí vivimos otra experiencia también increíble, y es que la calidad del sonido es impresionante, parece que estuvieran los actores a tu lado.

Ahora ya para este tiempo la opción sí o sí es el coche, simplemente hay que sintonizar por la radio su emisora y ya estaría.

Ah!! que no se me olvide, es un espacio “pet-friendly” así que no le dejes en casa solito, lleva a tu mascota a que disfrute también de la película.

¿Qué os parece nuestro plan? ¡No te quedes en casa este invierno por el mal tiempo!!

 

Irlanda con la family

Irlanda con la family

Hoy vengo a contaros mis vacaciones 2019. Y es que se trata de un viaje a otro país adaptado a niños y muy bien planificado y estudiado, por lo que puede servir de GUIA perfectamente a los que os animéis a hacerlo porque recoge muchas actividades adaptadas para un viaje familiar. Yo os animo a viajar a este país maravilloso que es Irlanda, y es una elección estupenda para que los peques experimenten por primera vez o una vez más el turismo internacional.

Como hay tanto que contar, no voy a intercalar fotos, pero al final del post, podreis ver un vídeo con fotos de lo que os voy a ir contando.

Desde que nacieron los niños, nuestras “vacaciones internacionales” estaban en suspensión. Sobre todo por la pereza de ir con niños pequeños por los aeropuertos, por países con diferente idiomas, porque  “vas a ver la mitad de la mitad”, y porque los ritmos no pueden ser los mismos. Principalmente pereza.

Y es verdad que conozco mucha gente que nunca la ha tenido, pero en nuestro caso, sí hemos caído en ella durante estos años a pesar de lo que nos apasionaba visitar otros países antes.

Pero este invierno, pensamos en que había llegado el momento de ponernos todos a prueba ahora que son algo más mayorcitos (12 y 9). Y acertamos de pleno, sobre todo en el destino, que queríamos que fuera de habla inglesa.

Vuelos y alojamiento, ninguna novedad. Volamos con AerLingus (la aerolínea irlandesa), que te ofrece un amplio abanico horario, y alquilamos a través de Airbnb un apartamento muy cuco y moderno en Dublín, al lado de la catedral de San Patrick. Ubicación perfecta para caminar casi a cualquier punto de interés de Dublín.

Para que este post cumpla su función y sirva de guía para familias, voy a intentar contaros día a día lo que hicimos y dejaros los enlaces a todas las actividades y operadoras para vuestra facilidad.

Día 1. Llegada al aeropuerto de Dublín a las 12.15 hrs. Cogimos sin problema un taxi que nos trasladó al apartamento en unos 25 minutos. Precio 28 euros. (Suele ser normal entre 25 y 30 euros).

Colocamos las cosas en el apartamento y nos fuimos a explorar el centro. Aunque estábamos algo cansados del viaje, queríamos ubicarnos en la ciudad, así que comimos algo rápido y cogimos un tour en bus, llamado Hop-on-hop off a las 3.30 pm , que nos paseó por Dublín durante 2.5 horas contándonos todo en castellano. Todo un acierto para el primer día. Se trata de un Bus verde de dos pisos, muy cómodo, y que a los niños les encanta porque la parte superior va descubierta. Si quieres, puedes subir y bajar en cualquiera de las 28 paradas, pero nosotros hicimos el itinerario completo y nos encantó aparte de ubicarnos muchísimo ya en la ciudad. Los adultos pagan su pasaje, los niños gratis. (Irlanda tiene muy en cuenta la gratuidad de los niños hasta 12 años en las actividades culturales)

Finalizado el tour sobre las 6pm, caminamos desde O´conell Street (una de las calles principales) hasta Temple Bar a tomar algo fresquito (los niños pueden entrar en los pubs hasta las 9pm), y repuestas las fuerzas,  fuimos a comprar algunas cosas a Tesco, (los “Mercadona” de Dublín, digamos).

Vais a ver Spar también por todos lados, pero son carísimos y no es el concepto de Spar español. Tienen de todo pero mucho más caro que Tesco (que a pesar de ser más caro que España está en un término medio). Así que para compra de básicos, acordaos, buscad los Tesco.

Fin del día 1. Llegada a casa, duchas, cena y a dormir.

Día 2. Free Tour y visita a Guiness Factory

Para este segundo día, decidimos reincidir en una panorámica de la ciudad, pero esta vez a pie, lo que te permite detenerte y llegar a los rincones más emblemáticos. Para ello, un free tour es lo mejor. Salimos desde la estatua de Molly Malone y recorrimos a pie con un guía en castellano los imprescindibles: catedral S.Patrick, Christ Church, Trinity College, Castillo, Molly Malone, y las calles y establecimientos principales (Temple Bar, hotel de Bono U2…) La verdad es que es una gozada escuchar la historia de esta forma tan coloquial. Y nuestro guía Jorge, lo contó estupendamente haciendo partícipes a todos los que íbamos en el grupo. El free tour duró unas 2.5 horas y finalizó en el Castillo.

Paseo y comida (allí se come entre 1 y 3 pm). Comimos pronto porque por la tarde teníamos la visita a la famosa fábrica de Guinness Storehouse. Luego por cierto, os daré los nombres de algunos sitios (pubs o restaurantes) en los que comimos muy requetebién.

A las 5.30 pm teníamos las entradas reservadas por internet a Guinness Storehouse, pero llegamos una media hora antes y entramos sin problemas.

La Guinness Storehouse, aparte de tener una gran historia detrás, es un espectáculo. Puedes ver todo el proceso de fabricación de la cerveza reina pero de una manera muy vistosa y glamourosa.

A pesar de ser en principio una visita para los mayores, los peques disfrutan mucho con ella. Porque también hay zonas  llamativas para ellos. Estuvimos unas 2 horas recorriendo las salas, y finalizamos la visita con la famosa degustación de Guiness en el ático desde el que puedes ver todo Dublín desde las alturas. Disfrutamos todos mucho con la visita, no os lo perdáis. Y también picamos en la megatienda que tienen allí, claro. Hay cualquier cosa que te puedas imaginar de Guiness (salsas, chocolates, menaje, ropa interior, artículos de bebé, gorras, bufandas, joyería, souvenirs varios..…, de todo!!!) . Muy buena opción para souvenirs, aunque la cerveza no la encontráis más barata ¿ok? Está al mismo precio que fuera. Acordaos de sacar las entradas por internet en su web con antelación y os ahorráis tiempo y colas allí.

Fin de fiesta, duchita, cena y a dormir. (Sin niños nos hubiéramos ido a Temple Bar a escuchar música en directo,…pero es lo que decíamos…o asumes estos pequedetalles o no vas. Así que mejor así… 😉

Dia 3.- Trinity College, The Vaults Live y Ghostkids tour.

A primera hora de la mañana teníamos cerrada la visita a  Trinity College, su espectacular biblioteca y a ver el famoso Libro de Kells. El acceso a Trinity College y su campus es gratuito, pero para ver la biblioteca y el Libro de Kells hay que sacar la entrada. Algo que puedes hacer previamente tb por internet en www.tcd.ie/visitors/book-of-kells. El campus es divino, pero por favor, no dejéis de hacer la visita a la biblioteca y libro de Kells. La entrada no es costosa y son tesoros que todo el mundo debería ver.

Dos horas después nos dirigimos a ver el espectáculo de The Vaults Live. Se trata de una experiencia de teatro inmersivo en la que actores y actrices fantásticos interpretan personajes y escenas típicas de la antigua Irlanda, y hacen participes a los asistentes más proactivos (sin forzar e incomodar en absoluto a los que menos) . El grupo (unas 15-20 personas) va caminando por salas, y en cada sala se interpreta una escena. Molly Malone, Bram Stoker y Dracula, un juicio en directo a un asesino, música en directo…son algunas de las escenas que se viven. Los decorados de cada sala y la interpretación son excepcionales. Y a pesar de ser todo en inglés, a los niños les encantó. Y a nosotros más todavía. ¡¡Totalmente recomendable asistir a un pase de Vaults Live!! Al final del espectáculo puedes tomar un refresquito en su encantadora cafetería.

Tras salir de Vaults Live, fuimos a comer.  Más tarde habíamos reservado para ir al Ghostbus kids Tour, que salía desde O´Conell Street. Esta experiencia, de una hora aproximadamente de duración, consiste en subir a un bus fantasma todo decorado en su interior al estilo pasaje del terror, donde un actor hace de guía contándote algunos lugares tenebrosos de Dublín por los que vas pasando, a la par que hace juegos con los niños para que retengan determinados datos históricos de la ruta. Es una actividad singular que a los niños les gustó. Existe el tour de Ghostbus para adultos, que creo que es algo más tenebroso y terrorífico, por eso no lo cogimos. Pero tenedlo en cuenta para aquellos que vayáis sin peques.

Día 4.- Galway y Acantilados de Moher.

Primer día en el que saldríamos de Dublín para ver rincones de la bella Irlanda. Encontramos una operadora joven, española, y fundada por un granadino y un irlandés. Se llama Oleirlandatours, y no lo pensamos. Nos pusimos en las manos de Domingo, su equipo y Oleirlandatours para las visitas fuera de Dublín, y no pudo ser mejor la elección.

La experiencia fue inmejorable. Todos los tours fueron en castellano, con buses muy cómodos y equipados, y jornadas pensadas para la comodidad de todos los asistentes (paradas, comidas..etc..). Si a ello le sumas decenas de historias y leyendas irlandesas contadas por un equipazo con mucha gracia y simpatía, pues la experiencia no puede ser mejor.

Esta excursión es larga. Salimos a las 8am y regresamos a las 7pm. Era un primer desafío para nosotros con los niños, pero salió fantástico.

Desde Dublín, el primer destino era Galway (con paradas intermedias por el camino). Agustina fue nuestra guía y acompañante, y se ocupó de que todos estuviéramos cómodos y de contarnos todo acerca de estos destinos. Cuando tocaba dejar un rato de relax, también lo dejaba, y algunos echamos alguna cabezadita después del madrugón.

Llegamos a Galway, ciudad de cuento. Agustina nos hizo un mini tour por la ciudad y luego nos dejó tiempo libre. En ese tiempo nos dio tiempo a recorrer sus coloridas calles, comprar algunos quesos típicos irlandeses, hacernos unas fotos bien chulas…y hacer hambre.

A la 1pm regresamos al bus y emprendimos camino a Moher. En el trayecto se podía comer si lo deseabas en el bus, así que aprovechamos en nuestras mesitas para así no perder ni un minuto de Moher cuando llegáramos. El bus llevaba baño. Algo que para trayectos largos y sobretodo si hay niños, se agradece mucho, la verdad.

Entre Galway y Moher, también hicimos una breve parada en el castillo de Dunghonaire, con una preciosa historia con reverencia a rey incluida.

Por fin llegamos a Moher. Que os puedo decir de los acantilados de la Princesa Prometida….visita obligada. Una maravilla de la naturaleza, unas fotos espectaculares, y un recuerdo de familia precioso.

Tras cerca de 2 horas, regresamos al bus para volver a Dublín. Un poco de descanso y luego los mejores consejos de Agustina para nuestra estancia en Irlanda nos acompañaron hasta destino.

Llegada a Dublín, cenita y a casa a relajarnos para el día siguiente.

Día 5.- Howth y Malahide Castle

Amanece un nuevo día que hemos planificado también fuera de Dublín pero esta vez cerquita, para que los pequeños no se nos estresen.

Para ello volvimos a contar con dodublin, que tiene un tour de mediodía que va al castillo de Malahide, y luego te lleva a Howth, un pueblecito pesquero precioso muy cerca de Dublín (a unos 45min).

Es una jornada más relajada. Sales de Dublín tranquilamente a las 11am y vuelves a las 4.30pm, después de comer. Te incluye la visita al castillo de Malahide, donde paras una hora y media aprox., y luego te lleva a Howth donde por tu cuenta comes y visitas el pueblecito.

Durante el trayecto, el mismo conductor te va contando muchas cosas acerca de por donde vas pasando, y te anticipa historias de Malahide y Howth.

Un tour muy agradable y nada cansado. El castillo digno de ver, con una gran historia e instalaciones interiores muy cuidadas. La visita te la hacen en inglés obviamente, pero tienes audioguías en castellano si quieres usarlos.

Luego en media hora estás ya en Howth, donde hay una calle repleta de restaurantes donde puedes comer. Y también tienes el famoso Crabby, con su kiosquito exterior para que puedas comprar si quieres sus famosos fish&chips y pasear por el muelle o sentarte frente al faro mientras comes.

Algo antes de las 5pm estábamos de vuelta en Dublín y aprovechamos esa tarde para hacer unas compritas en Henry Street.

Unas pintas por Temple Bar y a casa antes de las 9pm (que si no nos convertimos en cenicienta..jaja).

Día 6.- Phoenix Park y Red Boat

Nuevo día que pasaríamos en Dublín. Porque la verdad es que si este destino es un acierto, es porque en el mismo Dublín tiene mucho que ver y muchas opciones para los niños. Así que no te faltará un buen plan aunque no te muevas de allí. (De hecho a nosotros nos quedaron cosas por ver..)

Ese día, después de desayunar tranquilamente nos dirigimos caminando hasta Phoenix Park. Era un buen paseo desde casa (4 kms) pero recién levantados y desayunados, perfecto para ir disfrutando de las calles de Dublín.

Phoenix Park es el parque urbano más grande de Europa. Allí solo residen dos vecinos. El presidente de Irlanda (por cierto al que vimos y saludamos saliendo de su residencia, jeje, una anécdota muy curiosa por la causalidad), y el embajador de USA. El presidente vive en una casa que es literalmente una réplica de la casa blanca.

El parque es digno de ver, por su gama de verdes infinitos. Y es maravilloso pasear por el. ¿Pero qué es lo que más les gusta a los niños de este parque? Pues que hay una zona donde viven y pasean decenas de ciervos a su libre albedrío. Puedes ir a verlos, acercarte a ellos (con cuidado). Incluso los más atrevidos llevan pan o zanahorias y se los dan sin problema alguno.

Fue una jornada que nos encantó. Y los niños disfrutaron como nadie. El paseo y el encuentro con bambies mereció y mucho invertir esa mañana de nuestro viaje.

Vuelta caminando al centro de Dublín y parada a comer el estofado típico irlandés en un sitio que nos habían recomendado (luego os daré nombres).

Por la tarde, paseíto relajante en el Red Boat, un popular barco que recorre el río Liffey. Una forma más de recorrer Dublín y verlo desde otra perspectiva.

Avanzada la tarde….¿¿adivináis?? 😉 Refresquitos en Temple Bar y a descansar para la próxima jornada.

Día 7.- Juego de Tronos (Bosque encantado-Tollymore, Invernalia y Abadía de Inch)

Comienza una nueva jornada fuera de Dublín. Y es que no podíamos perdernos una vez más de la mano de Oleirlandatours la visita a los lugares de Irlanda en los que se ambienta la popular serie Juego de Tronos. Y ya no es por la serie. Es que son parajes maravillosos que no se ven así como así.

Domingo nos citó en Custom House a las 9am y desde allí emprendimos nuestro camino hacia el Bosque Encantado (Tollymore). Durante el viaje de aproximadamente dos horas, Domingo, socio de Oleirlandatours nos fue deleitando con leyendas e historias de los lugares por donde pasábamos y de los que íbamos a visitar. También nos contó detalles y curiosidades de los rodajes de Juego de Tronos y de por qué eligieron Irlanda, entre otras cosas.

Domingo es extremadamente hábil para hacer esta visita tanto para “frikis” de Juego de Tronos, como para los que no lo han visto o están en ello, evitando hacer spoiler. Lo que si os puedo garantizar es que si no habéis visto Juego de Tronos, disfrutareis de esta visita igualmente, y además vendréis con ganas de verla 😊

La primera parada es en Tollymore (El famoso Bosque encantado). Cuando llegamos, Domingo ofreció indumentaria de Game of Thrones para el paseo. Adivinad para quien fue la primera capa que le arrebataron de sus manos….. y es que aparte del cine, todo lo inmersivo me encanta, ya lo sabéis.

El paseo de casi dos horas no puede describirse. Ni las fotos hacen justicia de la realidad. Puentes, parajes, árboles de cuento, ríos, cascadas, infinitos verdes, silencio, ruido de agua…Una de las visitas que más me ha gustado del viaje sin dudarlo.

Allí puedes ver muchas escenas de Juego de Tronos. Además Domingo lleva consigo algunos posters para mostrarte escenas en lugares donde paras, y en el parque hay numerosos displays de Juego de Tronos.

El paseo se hizo cortísimo por su belleza. A cada paso, un rincón o paraje sorpresa. Bellísimo, pero tocaba ir de nuevo al bus para dirigirnos a Invernalia.

El camino a Invernalia duraría una hora aproximadamente. Domingo nos regaló unos pasaportes que los amantes de la serie utilizan para recorrer Irlanda visitando todas las puertas de Juego de Tronos. Nosotros pararíamos a visitar una de ellas antes de llegar a Invernalia. Una puerta que además está en un hotel donde Chaplin se alojaba muy a menudo y durante largas temporadas. Parada cortita para visitar esta puerta tallada maravillosa y hacer una fotito. (Y sellar nuestro pasaporte en la primera puerta 😉)

Llegamos a Invernalia. Domingo nos había contado ya toda la historia que gira alrededor de ella. Nos acompañó a la zona de rodajes y nos dejó tiempo libre. Y nosotros allí tomamos nuestro almuerzo tranquilamente en una zona preciosa de caballerizas frente a la popular torre.

Después de un paseo por Invernalia, comida y descanso, haríamos unos 20 minutos en bus para visitar la Abadia de Inch, campamento de Rob Stark. Una zona impactante y muy bella donde Domingo nos recordó de nuevo algunas de las escenas que hemos visto rodadas en ese lugar.

Fotos, fotos, y más fotos…. Y vuelta al bus para regresar a Dublín. Mucho relax en el bus después de tanta emoción y descanso con música irlandesa de fondo. A una hora de Dublín, un placer escuchar de nuevo a Domingo con su simpatía contándonos anécdotas y muchos detalles de la vida cotidiana en Irlanda.

Día 8.- Jeanie Johnston y EPIC Museum

Amanece un nuevo día que pasaremos en Dublín. Durante todos los tours nos habían hablado en numerosas ocasiones de la historia trágica de la hambruna en Irlanda y del porqué de la inmigración y la presencia de tantos irlandeses en EEUU especialmente.

Jeanie Johnston es un barco ataud que esta atracado en el muelle de Dublín. Aunque no es el barco original, es una réplica exacta del que viajó hasta 1855 a EEUU trasladando irlandeses que huían de la hambruna y de morir de inanición.  La visita es en inglés y te cuentan muchísimos detalles de cómo se realizaban esas travesías, como se organizaban internamente, cuales eran las normas, qué opciones había para familias, niños…. Si no te manejas en inglés, puedes leer antes acerca de la historia de Jeanie Johnston y con visitar las instalaciones, será suficiente. Es escalofriante ponerte en la piel de los irlandeses de la época. Pero fue real, y te hace valorar y mucho la suerte que tenemos. Y a los niños también.

Al ladito de Jeanie Johnston, está el EPIC Inmigration Museum. Visita que merece muchísimo la pena para seguir conociendo la historia de Irlanda.

Comida, y paseíto de tarde por la emblemática Graphton Street.

Día 9.- Archeology Museum y Irish Whiskey Museum

Ultimo día completo en Dublín… se acaba lo bueno….

Por la mañana caminamos hacia el Archaeology Museum a ver las joyas vikingas que recoge en su interior. Desde una barcaza vikinga a joyería, vasijas, ropas, armas, herramientas. Dos plantas que te trasladan y hacen volar tu imaginación a la época de los vikingos. Nada masificado y acceso totalmente gratis, como en casi todos los museos de Irlanda.

Tras la visita al museo, un tentempié y caminamos hacia el Irish Whiskey Museum. Allí teníamos la visita programada a la 1pm. Es una visita guiada por 4 salas, donde un guía irlandés (hay audioguías en castellano) te cuenta el proceso de fabricación del whiskey irlandés, sus componentes, sus orígenes, los personajes y fabricantes más populares que promocionaron la bebida, y que culmina con una degustación de 4 whiskeys. A los peques un refresquito, claro.

Es una visita muy curiosa porque está ambientada en 4 salas muy pintorescas y te lo cuentan todo muy bien. Para los amantes del whiskey desde luego, una visita top. Y para los que no, una visita típica y curiosa.

A la salida nos fuimos a comer y pasamos la tarde deambulando por el bello Dublín hasta la cena. Esta vez nos quedamos hasta tarde para disfrutar del ambiente del Temple Bar nocturno que quizá fue lo que menos pudimos disfrutar al llevar a los pequeñuelos.

Día 10.- Unas lagrimitas y vuelta a casa.

Maletas, prisas, compras de última hora…. y al aeropuerto.

En resumen os cuento que este es un viaje que combina planes para adultos y juniors, y que te permite explotar Dublín y su amplísima oferta cultural y de ocio a tope. Incluye visitas fuera cercanas, y dos salidas de larga distancia que elegimos entre todas las ofertadas y que han sido un acierto total por su belleza.

Quedan cosas maravillosas de Irlanda por ver (Kerry, Dingle, Calzada Gigantes…) porque los kms y el aguante de los niños no es el mismo que el de adultos y el tiempo es limitado. Pero lo que ha quedado por ver,. ahí está para volver. Y lo que ha quedado visto, ahí queda disfrutado en familia, y ha sido un viaje inolvidable.

Como anexo os dejo algunas notas útiles para el viaje.

  • Supermercados TESCO para hacer la compra de básicos para casa.
  • Beef Stew y Lamb Stew son los estofados típicos irlandeses. Los probamos en 3 sitios diferentes. Los dos que más nos gustaron fueron Bullandcastle y  Thelottscafebar .
  • En Howth no olvidéis comprar su famoso salmón ahumado salvaje. Podréis traerlo a España si lo facturáis en una bolsa nevera. Delicioso. (en última instancia en el Duty Free también tenéis).
  • Los niños entran a casi todos los museos gratis. Igualmente en muchísimos tours también son gratuitos hasta los 12 años. Por ejemplo HopOff.
  • Para compras de ropa y/o souvenirs: Graphton Street son todo marcas pero no te la pierdas porque es preciosa. En O´conell Street y en Henry Street tienes decenas de tiendas (incluidas Zara y demás…) donde podrás hacer compras de todo tipo por un precio más normal.
  • Horario de los niños en los pubs: sin problema hasta las 9pm
  • Pagas con euros o tarjeta sin problema, pero si haces alguna excursión a Irlanda del Norte, en algunos sitios solo cogen libras o tarjeta.
  • No te olvides de los chubasqueros. Pero no hagas una maleta de invierno si no vas en pleno invierno porque no hace nada de frio en general. Cuando hay sol y no llueve, hace bastante calor, sobretodo si caminas mucho. Vístete a capas para poner y quitar.
  • Igual que los desayunos nos resultan bastante caros a los españoles, los platos que te ponen en los restaurantes para comer o cenar no resultan caros para las cantidades y calidad que te ponen. Son en cantidad muy generosos y se come muy bien.
  • Si no puedes con una pinta (a pint) , para pedir lo que sería el equivalente a una caña, pide simplemente “a glass”
  • Si no te va mucho la cerveza, tienes también buena sidra en Irlanda (cider).
  • Si tienes cualquier problema, no dudes en preguntar a cualquier irlandés. Son gente estupenda que se desvive por ayudarte y les importa mucho la opinión del turista. Excepcionales.
  • Si necesitas taxi, la aplicación es Free Now Taxi. Descárgala y no tendrás ningún problema.

Os pondría contar cientos de cosas, pero paro aquí. Solo puedo deciros que ha sido un viaje inolvidable en familia, y que repetiremos. Y a Irlanda, ¡¡volveremos!! 😉

SI QUIERES VER EL VIDEO PINCHA AQUI: IRLANDA

Palo Santo, ¡Y ambienta tu hogar!!

Palo Santo, ¡Y ambienta tu hogar!!

Hoy os traigo un diy muy sencillo que he hecho después de mi viaje a Marruecos, una fuente de inspiración realmente importante gracias a sus colores, su artesanía, su encanto….

Se trata de un móvil para colgar del techo con tan sólo tres materiales, uno muy decorativo como las flores secas y otro muy aromàtico como es el palo santo y la fruta seca.

¿Que no sabéis que es el palo santo o madera sagrada? Es un árbol milenario de sudamèrica con un aroma dulce, cítrico y con toques de eucalipto y menta. Se utiliza entre otras cosas como incienso para ambientar y alejar las energías negativas, la creación de cosméticos, elaboración de artesanías, leña……

Se puede utilizar sin quemar como objeto de protección, o lo puedes prender para ambientar y purificar la casa consiguiendo un aroma único. Se apaga fácilmente y lo puedes volver a encender siempre que quieras. Se puede conseguir online en forma de trocitos de madera que es como lo vas a necesitar para esta manualidad tan sencilla.

Propiedades y beneficios del palo santo;

  • Propicia la meditación ya que relaja la mente y alivia la tensión nerviosa
  • Ahuyenta los mosquitos de una forma natural (ideal para habitaciones de niños)
  • Tiene propiedades antidepresivas, diuréticas, antirreumáticas, antisépticas…
  • Aumenta el flujo sanguíneo con lo que alivia dolores de cabeza y migrañas.

Materiales necesarios:

  • Flores secas
  • Palo santo
  • cuerda de cáñamo
  • una pieza de fruta(cada cual la que más le guste)

 

Lo primero que deberíamos haber hecho es secar la fruta elegida, yo me decanté por la manzana. Es muy sencillo, se corta en rodajas, se pone encima de la rejilla del horno y se deja durante dos horas a temperatura baja. Las que sobren las puedes colocar en un cuenco bonito ya que desprende un aroma maravilloso.

Con las flores secas montamos unos ramilletes

Y ya sólo nos queda montarlo. Es tan fácil como ir atando los ramilletes por la mitad, lo mismo con los trocitos de palo santo y a las rodajas de fruta las atravesamos haciendo un nudo para que no se descuelguen. Podéis dar rienda suelta a vuestra imaginación e ir incorporando cualquier detallito que tengáis por casa y le pueda ir bien. Yo tenía una bolsita trasparente que la llené de flores secas que me pareció que le iba bien.

¿Qué os ha parecido?, fácil ¿verdad?. Esperamos que os haya gustado y que os animéis a utilizar el palo santo. Recordad!!!! siempre que lo compréis aseguraros que lo han obtenido de una forma sostenible.

En breve nacerá una personita muy importante en mi vida, así que creo que haré otro para su preciosa habitación.

Feliz día a tod@s!!!

Vr Airsoft ….Una perspectiva diferente

Vr Airsoft ….Una perspectiva diferente

Hoy os traemos un plan para los peques y no tan peques, el último avance tecnológico que marcará un antes y un después en el entretenimiento, hablamos de realidad virtual.

Hace ya tiempo que oímos hablar de ella. Mi hermana que vive en Londres y trabaja con estos equipos me dijo que la sensación es flipante, que consigues ser el protagonista de historias con escenas tan reales en las que sensaciones como el vértigo o el miedo están a flor de piel.

Pues como de momento para poder disfrutar de algo así en casa el bolsillo no nos lo permite(jejeje), nos pusimos manos a la obra y contactamos con un centro con precios asequibles como es VR AIRSOFT

VR AIRSOFT es un espacio que se encuentra en el Centro Comercial Sambil, en Leganés.

Se divide en dos salas;  ciberzone y vr.airsoft. Reúne un amplio abanico de experiencias para elegir a gusto del consumidor y es el primer centro de Europa que cuenta con equipos sin cable para mejor movilidad y sin mochilas, para evitar una carga extra al jugador.

Cuenta con un amplio catálogo de juegos de realidad virtual como cazadores de fantasmas, viajes al espacio, el famoso Fortnite …. y también un montón de experiencias virtuales como adentrarse en un océano, escalar una enorme montaña, matar zombies, el Beat Saber …. Ah!! y cada semana suelen ofrecer alguno nuevo.

Tras la explicación de nuestros games masters (que por cierto fueron encantadores), Mary y yo decidimos probar un ascenso a una de las montañas más altas, y los peques se decidieron por el conocidísimo juego de Fortnite.

Ellos, con sus gafas Oculus Rift puestas y arma en mano estuvieron durante prácticamente veinte minutos dándolo todo.

Nosotras, a pesar de algún chillido que otro debido al desprendimiento de las rocas y las caídas no nos faltaron las risas.

La sensación de inmersión nada más ponernos las gafas creo que fue en general la misma, un “wowwww” que salió de nuestra boca que dejó claro lo que estábamos viendo a través de ellas…..

Por poner una pega si es que la tiene, fue el mareo que alguno sintió después de la maravillosa experiencia, pero nada importante, fué algo normal y pasajero.

No nos quisimos ir sin probar otro y mientras la rubi se sumergía en un maravilloso fondo marino, yo al ritmo de la música sumaba puntos con dos sables con luz que cortaban cubitos(jejeje).

Por cierto, pinchando aquí podéis echar un vistazo a todas sus promociones y eventos y también podréis pedir presupuesto personalizado. Te organizan el evento que necesites, cumpleaños, team building, torneos…..

Pues qué más deciros, que tenéis que probar “sí” o “sí”. Con VR AIRSOFT la inmersión en el mundo virtual está garantizada!!!. Ya nos contaréis vuestras experiencias.

Os dejamos un pequeño resumen de nuestro gran día.

Feliz día a tod@s!!!